Criaturas celestiales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Criaturas celestiales

Mensaje  vampiro de la noche el Vie Jul 09, 2010 9:23 pm

Juliet Marion Hulme nació en Londres (Inglaterra) en 1939; según las declaraciones de su madre Hilda ante el tribunal, desde los dos años estaba traumada por los bombardeos ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial.
Juliet procedía de un eminente y respetable ambiente inglés. Su padre, Henry Hulme, había sido director de investigaciones del Almirantazgo después de trabajar como profesor en la Universidad de Liverpool, ayudante jefe del Real Observatorio de Greenwich y asesor científico del Ministerio del Aire.
En el transcurso de su época escolar, Juliet padeció frecuentes pesadillas y enfermedades, muchas de ellas psicosomáticas, que le impidieron asistir al colegio durante dos años.
En 1948, la familia Hulme emigró a Nueva Zelanda, donde su padre desempeñó el cargo de rector del College de la Universidad de Canterbury, en Christchurch, mientras Juliet estudiaba en la Escuela Superior Femenina. Allí contrajo tuberculosis. Debido a su frágil constitución, la joven tuvo que interrumpir sus estudios en 1953 durante los cuatro meses que pasó en un sanatorio antituberculoso.
Pauline Yvonne Parker nació en Christchurch. Su padre, Herbert, era dueño de un almacén de pescado al por mayor. Su madre era Honora Mary Parker. Pauline tenía una hermana mayor que adoraba a su madre, un hermano que estaba internado en una institución mental, y otro hermano que había muerto siendo un bebé.
Pauline era una chica obstinada, que se marchaba de casa cuando no conseguía sus propósitos y sentía una aversión acendrada por su madre. Al igual que Juliet, había tenido una infancia enfermiza. De pequeña contrajo una enfermedad ósea que le dejó como secuela una ligera cojera. A causa de ello, no participaba en los juegos del colegio.
La infancia de Pauline Parker fue siempre solitaria, alejada de los niños de su edad. Se dejaba llevar por sus sueños y fantasías, por los vericuetos de su imaginación, en medio de una familia donde el padre estaba tan embebido en su propio trabajo que ni sospechó las necesidades de su hija. Sus resultados académicos eran pobres y no tenía ninguna amiga. Un día conoció a la atractiva y también solitaria Juliet. Ambas niñas vivían despegadas de sus familias, a pesar de que los motivos de Juliet parecían más poderosos: su padre vivía absorto en el trabajo y su madre estaba involucrada en un asunto de adulterio.
Juliet era la compañera perfecta en el mundo de fantasía de Pauline, el medio de evadirse de la monótona existencia de ambas; la turbia sensación de su amistad creaba un vínculo disfuncional que poco a poco anunciaba la muerte para el que lo amenazara.
Pauline Parker tenía dieciséis años y Juliet Hulme, quince; ambas eran alumnas de la Escuela Superior Femenina de Christchurch. Hacían una rara pareja: Julie era alta, delgada, rubia y hermosa; Pauline era baja, obesa, morena y poco atractiva. En el colegio eran inseparables, pues habían descubierto el talento que ambas tenían para la fantasía, lo que las hacía capaces de escapar a algunos convencionalismos de la zona suburbana en que vivían. Estaban convencidas de que eran únicas y de que estaban destinadas a empresas mayores que los deleites domésticos que se les ofrecían tras los cuidados jardines de Christchurch. Pasaban juntas cada vez más tiempo, reuniéndose en casa de una o de otra.
Ambas escribían novelas, poesía y llevaban un diario. Una de sus ilusiones era la de convertirse en escritoras famosas. Escuchaban todo el tiempo los discos de Mario Lanza, de quien estaban enamoradas, y fantaseaban con actores de Hollywood.
Para conseguir su objetivo de ser escritoras profesionales, habían decidido huir juntas de Nueva Zelanda e instalarse en Estados Unidos.
De aquella amistad surgió poco a poco algo más profundo, un amor codependiente y una fuerte pasión sexual. Ambas tomaban largos baños en una tina y hacían el amor en sus camas. Aunque no era algo desacostumbrado entre adolescentes del mismo sexo, en los años cincuenta la estricta sociedad de Christchurch no estaba preparada para reconocer que dichas relaciones eran bastante frecuentes.
Cuando los padres de ambas se dieron cuenta de sus actividades lésbicas, se alarmaron tanto que decidieron separarlas. La señora Hulme descubrió que las jóvenes proyectaban marcharse a Estados Unidos para publicar sus obras. En aquellos momentos el padre de Juliet estaba a punto de emprender un viaje a Inglaterra. Entonces la familia decidió apartar a Juliet de su amiga y trasladarse con ella a Sudáfrica para visitar a unos parientes. La madre de Pauline y su padrastro se mostraron satisfechos con el proyecto, que pretendía terminar con aquella relación entre las niñas.
Aquella satisfacción paterna estaba aminorada por un cierto sentimiento de culpa, de modo que Pauline obtuvo permiso para pasar diez días con Juliet antes de que ésta emprendiera el viaje a Sudáfrica. Cuando se planeó el viaje a Sudáfrica de Juliet y su padre, las niñas propusieron que Pauline los acompañara. Pero en seguida comprendieron que tanto la señora Parker como el resto de la familia se oponían a la idea. En este período, las chicas concretaron los detalles definitivos del plan ideado para, según su visión, poder estar juntas. El 28 de abril de aquel año, Pauline manifestaba en su diario el creciente odio que hervía en su interior en contra de su madre:

“Ella es uno de los principales obstáculos de mi camino. De repente se me ocurrió el procedimiento para eliminar aquel obstáculo. Si ella muriera…”

Otro párrafo del diario, fechado el 19 de enero, habla de un plan para “arreglar” a su madre:

“Lo tenemos estudiado cuidadosamente y temblamos ante la idea. Como es natural, nos sentimos un poquito nerviosas. Pero el placer de los preparativos es muy grande. Somos ángeles y demonios, criaturas celestiales, tan vulnerables, que terminan forjando su propio infierno por querer ganar el cielo…”

El 21 de junio, Pauline escribía:

“Decidimos usar una piedra dentro de un calcetín mejor que un saco de arena. Discutimos el ‘arreglo’ en sus menores detalles. Me siento tan ilusionada como cuando se prepara una fiesta. Mi madre ha destruido toda la belleza y el feliz acontecimiento se producirá mañana por la tarde. La próxima vez que escriba en este diario mi madre habrá muerto. ¡Qué extraño sentimiento de placer!”

El día 22 de junio de 1954, después de pasar diez días en casa de Juliet, las chicas volvieron a la de Pauline. Era la mañana del día señalado para el crimen. Durante la comida, ambas reían y bromeaban.

Luego Pauline Parker salió a dar un paseo por la tarde en compañía de su madre y de Juliet Hulme, por la zona de Cashmere Hills en los alrededores de Christchurch. Juliet se adelantó y entonces Pauline asió con fuerza la maza improvisada que guardaba en el bolsillo de su abrigo.
En un momento determinado, Pauline se colocó detrás de su madre, sacó la maza (un ladrillo metido dentro de un calcetín) y lo azotó sobre la cabeza de la señora Parker. La víctima cayó al suelo gritando y llorando por el dolor. Pauline continuó golpeándola hasta dejarla sin conocimiento.
Mientras, Juliet volvía precipitadamente para ayudarla a cumplir su propósito. Entre las dos siguieron golpeando a la madre de Pauline en la cabeza, hasta que la mataron, dejándola allí tirada con el cráneo destrozado.
Después del crimen, Pauline y Juliet se pusieron histéricas. Entraron cubiertas de sangre en el salón de té de Agnes Ritchie, cerca de Victoria Park. “¡Mamá está terriblemente malherida!”, gritaba Pauline.
Cuando la policía localizó el cuerpo de la señora Parker descubrió que tenía cuarenta y cinco heridas en la cabeza, y otras muchas en las manos, sin duda defensivas. A su lado apareció el ladrillo cubierto de sangre. Pauline y Juliet aseguraron que la señora Parker yacía herida como resultado de haber caído por un declive de la colina. Las heridas de la cabeza se las habían producido ellas mismas al intentar trasladarla, afirmaron. Pero a los policías no les convenció aquella declaración. Después de advertir a Pauline que estaba bajo sospecha del asesinato de su madre, el inspector le preguntó:

—¿Quién atacó a tu madre?
—Fui yo —respondió tajante.

A causa de ello, el 24 de junio, Pauline Parker y Juliet Hulme fueron acusadas del asesinato de Honora Mary Parker.

El juicio se inició en Christchurch el 23 de agosto de 1954. Las pruebas más concluyentes se obtuvieron de los diarios, donde las chicas hacían múltiples referencias a su proyectado crimen; expresaban además sus fantasías, sus ambiciones y la intensidad de su sexualidad y sus mutuos sentimientos.
Al comenzar el juicio, el fiscal A.W. Brown leyó una declaración de Juliet. En ella manifestaba que Pauline deseaba ir a Sudáfrica con ella, pero que creía que su madre no lo iba a permitir. Decidieron hablar con ella durante el paseo por Cashmere Hills. Sin embargo, Juliet admitió que habían decidido llevarse un ladrillo embutido en un calcetín por si la víctima no aceptaba.
Yo no sabía lo que iba a ocurrir cuando salimos hacia el parque”, dijo Juliet en su declaración. "Pensé que la señora Parker se iba a asustar cuando viera el ladrillo y que daría permiso a Pauline para hacer el viaje conmigo. Después del primer golpe comprendí que no teníamos más remedio que matarla. Yo estaba aterrada e histérica”.
continuación se produjo un curioso incidente. El psiquiatra había declarado que la “exaltada poesía” descubierta en el diario de la joven Parker era una prueba de su enfermedad. Entonces, el fiscal leyó una serie de fragmentos poéticos al doctor sin decirle quién era el autor, con objeto de que diagnosticara si podía tratarse de un loco. Las obras eran de poetas conocidos, entre otros, Walter de la Mare y William Shakespeare. También leyó la descripción de un sueño, solicitando la opinión del médico. Este respondió que no creía que el autor de la descripción fuera un enfermo mental. Se trataba de un párrafo del Apocalipsis de San Juan.
El médico señaló otros dos fragmentos del diario de Pauline Parker en apoyo de su tesis. El 6 de junio escribió que Juliet y ella habían estado hablando durante toda la noche sobre los motivos de su próxima actuación:

“Es que estamos locas. Ambas estamos claramente, rematadamente, delirantemente locas. No tenemos duda alguna y este pensamiento nos hace temblar de espanto”.
El extraordinario diario de Pauline resultó una prueba clave durante el juicio, y lo más curioso fue que tanto el fiscal como el defensor se apoyaron en él para sus alegatos. Según la acusación, demostraba evidentemente que se trataba de un crimen premeditado. El diario mencionaba los motivos del asesinato, señalaba la fecha en que tomó cuerpo aquella idea, detallaba los días en que lo planearon, el estudio de las diferentes armas, y fijaba el momento y el lugar en el que iba a tener lugar el crimen.
29 de agosto de 1954 Pauline Parker y Juliet Hulme fueron declaradas culpables del asesinato de la señora Parker. En la recapitulación de hechos, el juez Adams recordó el recurso de locura emitido por dos médicos y el de salud mental emitido por otros tres.
Ambas jóvenes recibieron un profundo tratamiento psiquiátrico en la prisión desde finales de 1953. El supuesto éxito conseguido con el tratamiento, así corno la inutilidad de mantener prisioneras a aquellas dos mujeres por un crimen cometido en su juventud, fueron las razones que les permitieron obtener la libertad solamente cinco años después. Salieron con semanas de diferencia con una única condición: que nunca más volvieran a verse.
Y tras toda esta historia de amor loco con trágico final, el destino que aguardaba a cada uno sería muy distinto. Una de ellas finalmente se convertiría en una escritora de gran éxito, materializando su sueño adolescente.














vampiro de la noche
Vengador/a
Vengador/a

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 18/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.