Luz, arrolladora

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Luz, arrolladora

Mensaje  alfon_fantasioso el Dom Nov 14, 2010 3:32 pm

Luz, arrolladora

Versión mexicana: Luz, arrolladora (Cynthia Klitbo y Giselle Blondet)
Basado en : Clara Harris.

Era un 24 de julio de 2002, los agentes de policía cercanos al hotel Hilton de Clear Lake no tardaron en recibir el aviso de una llamada, al parecer se había cometido un homicidio en el mismo hotel, la llamada narraba que una mujer de buena apariencia había atropellado a un hombre, los policías no tardaron en llegar al lugar de los hechos, cuando se bajaron del coche no tardaron en encontrar a Luz Mercedes Manjarrez junto con su hijastra Elsie, ambas estaban dentro del coche, Elsie no paraba de reclamar a su madrastra, Luz con la mirada fija solo negaba con la cabeza.

Minutos después Luz era detenida por los policías, lo único que dijo fue “la eligió a ella y no a mí”, Elsie fue llevada en otro coche policía, para Luz todo había acabado.

Luz llevaba ya casi un año de noviazgo con Amado, desde hacía ya unos meses Luz se había dado cuenta que Amado era el hombre de su vida, incluso ya tenían fijada la fecha de boda, veía en Amado la figura de hombre protector y bueno que le faltó con su padre, al que tristemente perdió cuando apenas tenía 6 años, y Amado para ella era ese hombre perfecto que por fin la cuidaría de por vida y que amaba con locura.

Luz no veía con buenos ojos que Amado fuera divorciado, tenía una hija de su antiguo matrimonio, Elsie, de seis años, al principio, Luz sentía algo de recelo hacia esa niña a la que veía más como rival como hija, pero poco a poco fue cogiendo el cariño de la pequeña y pronto Elsie era como una hija para ella, Amado veía la relación entre su hija y entre su nuevo amor perfecta, uno de sus múltiples temores era que Elsie no aceptara la relación o que Luz no quisiera estar con Elsie.

Amado conoció a Luz en una institución de dentistas, Luz que venía desde Colombia había deslumbrado a Amado durante su estancia en el hospital, con tan solo 33 años Luz era una mujer bella, rubia y con una sonrisa que – según Amado – podía alumbrar todo el hospital, Luz no tardó en sucumbir a los encantos del Dr. Amado, en unas semanas ya salían como enamorados, aunque solo tardaron un mes en ponerse de novios, justo en enero, Luz que aun no confiaba en los hombres sentía que Amado era el indicado.

Tras un año de noviazgo, Luz empezó a preparar su boda con Amado, ambos estaban muy entusiasmados en casarse, tenían todo, Amado era uno de los mejores dentistas del Estado, Luz había empezado a ser reconocida en su hospital y la economía de la pareja era bastante alta, por lo que no tardaron en decidir cuando celebrar la boda y donde, ambos acordaron hacerlo el 14 de febrero de 1992 y en el Hotel Hilton de Clear Lake, al parecer, Amado adoraba ese hotel y por alguna razón, quería celebrar su boda ahí.

El día de la boda Luz estaba nerviosa, por fin se iba a convertir en la Sra. Manjarrez y su sueño se vería cumplido, a la boda asistieron todos los familiares de Amado, incluso pudo llegar la madre de Luz para hacer acto de presencia en un momento tan importante para su hija, Elsie también estaba ansiosa por tener una “nueva mamá”, Luz no podía esperar, por lo que unas horas después Luz y Amado salieron del hotel como marido y mujer, en ese momento ambos se sentían como la mejor pareja del mundo y nada podría hacerles cambiar de opinión, durante esa noche, Amado le prometió a Luz que siempre estarían juntos.

Los años pasaban en la vida de los Manjarrez, habían adquirido una casa muy grande con una gran piscina, una cocina inmensa, grandes salones y bonitas habitaciones, Amado podía permitirse comprarla, además, que sabía que Luz adoraría estar en viviendo en el Estado de Colorado, incluso, Amado se había traslado a un hospital muy prestigioso en el mismo Estado, Luz también había cambiado su trabajo y había conseguido una vacante en un hospital de odontología de la zona que al parecer, era uno de los más caros de la zona; todo parecía irles bien, su vida amorosa era perfecta, tenían una buena casa y un buen sueldo, Amado se sentía querido y Luz podía sentir que su vida era lo mejor y que nada podía superarla.

Luz y Amado habían ya cumplido 6 años de casados, aunque el matrimonio fuera envidiable, Luz sentía que le faltaba algo, cuando miraba a Elsie podía percibir que ella no era su hija, la quería mucho y para ella había sido una manera de ejercer como madre, pero ella quería tener sus propios hijos, o por lo menos uno, estas inquietudes pronto fueron escuchadas por Amado, sin pensárselo demasiado Amado estuvo de acuerdo en tener un hijo, para él era también importante que su esposa estuviera feliz, aun así le daba pena que Luz fuera a perder su línea y se viera deformada por su inminente embarazo, a Luz le daba igual, ella sabía que tener un hijo con Amado era como el premio gordo de alguna lotería.

A finales de enero de 1998 Luz salía embarazada, tanto Amado como Elsie recibieron la noticia con mucha expectación, la sorpresa de ellos fue que Luz no estaba embarazada de un solo hijo sino de dos, y para el colmo iban a ser hombres los dos.

Durante el embarazo Luz dejó de trabajar y se dedicó de lleno a su vida familiar, empezó a salir más con Elsie y su relación se afianzó más, se ocupaba más de Amado, al que satisfacía de las mejores maneras, impaciente como siempre, Luz quería tener a sus hijos pronto, aunque sabía que nacerían en septiembre u octubre, emocionada esperaba que pasaran los meses y que entre sus manos tuviera a los gemelos; durante este tiempo, Amado fue un hombre muy feliz e integro, lo único que hacía era intentar complacer los gustos y caprichos que pudiera tener su mujer, en ese momento Luz y sus hijos eran lo más importante. No había nadie más ni nada.

En septiembre de 1998, tras un parto difícil y con una gran angustia, Luz trajo a sus dos hijos al mundo, a sus 40 años de edad se mantenía en perfecto estado y parecía que no habría ningún problema con los gemelos o con ella, en cuanto pudo Luz vio a sus dos hijos, Amado y Elsie no tardaron en conocerlos, cuando Amado y Luz miraron a los gemelos no dudaron en ponerles nombre “Se llamarán Bryan y Bradley”, B y B, a Luz y a Amado les hacía bastante gracia que los nombres de sus hijos empezaran por B.

Elsie acogió a los dos pequeños de buena manera, se sentía como si fuera su madre, la realidad, es que siempre había querido tener hermanos, así que desde el primer día Elsie cuidaba de ellos como si se trataran de dos ángeles del cielo, Luz miraba con ternura a Elsie a la que cada vez veía como su ojo derecho y su propia hija, Elsie también le correspondía, para ella, Luz era como su segunda madre y con la que podía contar pasara lo que pasara.

Giselle, amiga de Luz, había empezado a frecuentar más la casa familiar, desde que Luz hubiera vuelto al trabajo, Giselle se había ocupado de los hijos de los Manjarrez, junto con su marido – de Giselle –, había cogido mucho cariño a los gemelos, ella siempre había querido tener unos así; pero también pasaba bastante tiempo hablando con Luz.

Luz le comentaba sus miedos, alguna que otra vez le había mencionado que tenía temor de que al haber engordado y haber perdido parte de su encanto con el embarazo, Amado empezara a buscar una amante, Giselle siempre intentaba convencer a Luz que Amado la seguía queriendo como el primer día, y que no se preocupara por ello; a Giselle no le gustaba ver a su amiga angustiada, para ella Luz era el ejemplo de un matrimonio perfecto.

Luz también recibía varias de las visitas de sus suegros, a los que quería incondicionalmente, los padres de Amado consideraban que Luz era casi como una hija, para ellos había sido la mujer perfecta para su hijo, tenía educación, modales, y un buen porte, era guapa y se había ganado su confianza, Luz también veía en ellos la falta de padres que le hacía en Estados Unidos, al no poder estar su madre, Luz se apoyaba en ellos lo más que podía, Amado incluso llegaba a decir que parecían más sus padres que los propios suyos. En alguna de las conversaciones de Luz con sus suegros, Luz les contó sus inquietudes acerca de Amado, cada vez sentía que Amado tardaba más en llegar a casa, que no tenía la misma atención con ella y que estaba más lejano, sus suegros quitaron importancia a las palabras de Luz, ellos mismos sabían que su hijo adoraba a Luz, aunque también tenían sus serias dudas acerca de la fidelidad de su hijo, no sería la primera vez que lo hiciera, con su primera mujer ya lo había hecho aunque por momento, con Luz ni siquiera lo habría pensado.

Amado también había cambiado con los años, la verdad sobre sus atrasos y alejamientos, era porque se había dado cuenta que el paso del tiempo ya se notaba en su propio aspecto físico, se veía más viejo, pálido y junto con Luz, sentía que era un hombre demasiado mayor y descuidado, para él, Luz era una mujer guapísima y bien cuidada, por lo que no se sentía a la altura, había llegado a pensar que si en este momento intentara conquistar a Luz no lo haría, sus miedos e inquietudes se hacían presentes e su relación con Luz, Elsie e incluso, con los pequeños gemelos; Amado quería sentirse nuevamente joven y volver a ser ese hombre perfecto que en algún momento creyó ser.

La relación empezó a ir a peor con el 9º aniversario de bodas, Luz había notado el cambio en Amado, ya ni siquiera se afeitaba, su aspecto canoso era cada vez más aparente, Luz sentía la necesidad de ayudarlo pero no sabía como, ni siquiera Amado hablaba con ella sobre sus miedos, Luz veía lejos a su esposo, frente a la gente, Luz aparentaba seguir siendo el matrimonio ejemplar que todo el mundo desearía tener, pero ella misma sabía que se estaba engañando, que alguna vez si existió esa relación pero en ese momento ya no quedaba casi nada.

Giselle que vivía día a día la relación de Luz, podía ver como su amiga sufría por su esposo, y sabía de alguna forma que Luz lo único que quería es volver a ser la familia “perfecta” que eran antes, pese a ello, Luz se convencía a sí misma que Giselle solamente estaba para desahogarse pero que ni ella ni nadie podía ayudarle con Amado, Luz presentía que Amado estaba metido en algún, pese a ello, no pensaba en reprocharle nada.

Luz María Vera Puentes había comenzado a trabajar en el mismo hospital que Amado, había empezado a ejercer de recepcionista, Luz María la antigua recepcionista se jubiló por tener una edad avanzada, guapa, con su cabello negro y arreglado, una sonrisa que deslumbraba y sus ojos penetrantes color azabache hicieron que Vera no pasara desapercibida, desde el primer día el sector masculino del hospital no paró de hacer comentarios y halagos hacia su persona y el sector femenino no tardó en empezar a criticarla sin ton ni son, aun así, Vera estaba allí para trabajar y para ella lo más importante era trabajar lo mejor posible y ganar lo máximo.

Amado también quedó sorprendido por Vera, le parecía una mujer bastante bella y de alguna manera le recordaba a su mujer, la sonrisa deslumbrante la tenían las dos, pero Vera era especial, Amado veía en ella su “fuente de juventud”, sabía que si conseguía conquistarla sería como devolverle la juventud en un solo momento, por lo que Amado no dudó en planear conquistar a Vera, por primera vez Amado sería capaz de serle totalmente infiel a su mujer, a la que aun amaba.

Durante la llegada de Vera, Luz se había dado cuenta que su marido estaba cada vez más contento y ya incluso, contaba chiste, pero no le alegraba del todo la mejoría de su marido, sabía que si estaba así era por alguna razón y no quería ni imaginárselo, por lo que obviamente en todo momento hacia la vista gorda y no opinaba sobre su cambio, Amado que veía el comportamiento de su mujer, vio una oportunidad para conquistar a Vera, ya nada podía pararle.

Vera no tardó mucho en caer en los brazos de Amado, durante el primer mes huía de él pero las horas extras de trabajo, los regalos y las diferentes armas de Amado hicieron que Vera no se lo pensara demasiado, por lo que en abril de 2001 Vera se había convertido oficialmente en la amante de Amado.

Luz empezó a notar cambios en su marido desde marzo, veía que su marido cada vez llegaba más tarde a casa, hacía compras al cargo de su cuenta, se mantenía más distante de lo normal con ella y desde hacía un tiempo no tenía ningún detalle con ella, cada vez que intentaba buscar la razón del porqué de su estado, Luz hablaba con Amado pero al final nunca se animaba de preguntarle si había otra, la conversación siempre iba en otro camino y Luz nunca conseguía descubrir lo que quería.

Por eso, Luz empezó a buscar agencias de seguridad, ya que si ella no podía descubrir lo que su marido le ocultaba por sí misma, necesitaría la ayuda de unos profesionales, las agencias de seguridad que encontró eran bastante pero ninguna le daba la seguridad que necesitaba, hasta que encontró una que por el nombre y por su apariencia le pareció bastante profesional: “Blue Moon”.

Al principio, Luz se limitó a informarse sobre los servicios de “Blue Moon”, y tener alguna que otra consulta pero nunca llegaba a atreverse del todo, por una parte tenía mucho interés por saber que hacía su marido y por otra, no quería saber lo que podría ser su verdad y su pesadilla.

Mientras tanto, Amado seguía adelante con su relación con Vera, quedaban por lo menos dos veces a la semana, sus encuentros sexuales tenían lugar siempre en el mismo sitio, el hotel Hilton de Clear Lake, a Amado no le importaba llevarse a Vera en el mismo sitio donde había contraído matrimonio con Luz, durante su estancia en el Hilton, Amado se comportaba como un verdadero caballero con Vera, la halagaba de todas las maneras posibles y sus veladas eran románticas como si se tratara de una película, Vera que se sentía como una princesa, también se sentía como la perfecta amante, pero sabía que no estaba para reclamar nada a Amado, y para el colmo, se había enamorado de él.

Cuanto más pasaban los meses Vera se sentía cada vez como la propia mujer del Dr. Amado, lo peor era durante el trabajo, al ser ella la recepcionista las habladurías habían comenzado, y una de las conocidas de Luz se había percatado de la estrecha relación de Vera, por lo que no tardó en ir a hablar con Luz.

Luz escuchaba atentamente los rumores de Andrea, no podía creer que sus miedos se estuvieran haciendo realidad, cuando Andrea terminó de contarle todo, Luz quitándole hierro al asunto le convenció de que ya sabía todo, Andrea llena de vergüenza se limitó a asentir con la cabeza, Luz mientras tanto la convencía de que eran habladurías de gente con envidia por su matrimonio, que ni siquiera era la primera vez, Andrea solo asentía, ni siquiera Luz se creía su propia mentira, sabía que por fin su pesadilla se había empezado a volver realidad.

Después de despedir a Andrea, Luz preparó su bolso y se arregló un poco, tenía planeado ir al hospital donde trabaja su marido, cogió su coche y salió en dirección al hospital, mientras iba de camino solo podía pensar en como su marido podía haber sido capaz de ser tan irresponsable, quería creer que Andrea solo le estaba contando rumores sin fundamento, pero ella misma sabía que si hay rumores es porque algo había entre ellos.

Entró en el hospital algo apurada y ahí se encontró con Vera, al verla Luz no podía dar crédito, era una mujer guapa, morena y tenía unos ojos preciosos, Vera que no se había percatado que era Luz se limitó a preguntar si venía a ver a alguien, Luz le respondió “vengo a ver al Dr. Manjarrez, Amado Manjarrez, soy la esposa”, Vera cambió la expresión del rostro, su expresión seria hizo que Luz se percatara que algo iba mal, Vera no tardó en contestarla y en enviarla hacia el despacho de Amado, tras esto, Luz empezó a andar rápido hacia el despacho, Vera mientras tanto se quedó pensando en lo que estaba pasando.

Cuando entró en el despacho, Luz empezó a encararle su relación con Vera, Amado que no sabía si le había descubierto o se lo habían contado solo se limitó a negarlo todo, Luz que no sabía si creerle o no seguía insistiéndole en lo mismo, y le repetía una y otra vez que no se creía que hubiera podido ser capaz, Amado cansado de la discusión invitó a salir a Luz con la excusa de que ya lo discutirían más tarde, Luz desilusionada y muy nerviosa salió del despacho de Amado y se dirigió a la puerta, cuando pasó por recepción no dudó en echar una mirada asesina a Vera, a la que ya consideraba como una enemiga mortal.

Luz había empezado a obsesionar con su físico desde que vio a Vera, hacía ejercicio, había empezado a hacer varias dietas, empezó a buscar hacerse varias operaciones de estética, su amiga Giselle que cuidaba a los gemelos cada vez con más frecuencia, sentía pena por su amiga, a la que no reconocía, Giselle incluso había llegado a pensar que Luz intentaría por todos los medios parecerse a Vera, para así gustarle a Amado, todo estaba descontrolado.

Amado seguía su relación con Vera, el amargo encuentro con Luz no había provocado demasiados estragos entre Vera y él, incluso ya habían cumplido un año de relación, durante ese año Amado sentía que Vera era la mujer perfecta para él, le daba seguridad, juventud y de alguna forma había conseguido tener esa sensación de perfección que en su tiempo le dio Luz, Vera también veía en él a un hombre encantador y que hacía que se sintiera la mujer más afortunada del mundo.

Luz ya no aguantaba más, las habladurías cada vez eran más constantes, su relación con sus hijos ya no era tan óptima, Elsie que ya tenía dieciséis años intentaba entender el porqué del comportamiento de su madrastra; a finales de junio, Luz le contó a Elsie la verdad, Elsie no sabía que responder, nunca había visto a su madrastra así.

Elsie desde entonces se convirtió en el ojo derecho de Luz, salían a caminar juntas, iban a centros de belleza, a comprar ropa, hablaban de temas sin importancia, paseaban con los gemelos, Luz podía ver que durante ese tiempo olvidaba un poco la infidelidad de su marido, Elsie se sentía bastante feliz de ver que podía ayudar a su madrastra, aun así Luz no había olvidado, cuando estaba con Elsie podía tener esa sensación pero en el trabajo o cuidando a los gemelos esa sensación se hacía muy fuerte.

Luz ya había empezado a sentir que nada tenía sentido, cuando estaba en casa junto con su marido le miraba y tenía ganas de llorar, había llegado a la conclusión de que tendría que poner remedio a esta situación de alguna forma, no podía esperar que las cosas se resolvieran solas, ni siquiera Amado se había percatado que había intentado mejorar lo máximo posible de aspecto, incluso se había teñido de castaño claro para satisfacerle, aun así, Amado seguía fascinado con Vera, Luz ya había tomado una decisión.

Vera salió a trabajar hacia el hospital como hacía todas las mañanas, con la cara lavada y algo dormida caminaba hacia el hospital, miró su reloj, aun era temprano, para no dormirse se puso la radio portátil que tenía en el bolso, escuchaba atentamente “Hoy martes 17 de julio de 2002 prevemos un tiempo…” de repente Vera sintió como alguien la agarró por detrás tirándole del bolso, en eso Vera pudo ver que se trataba de Luz.

Luz en la mano tenía la pistola, se había levantado temprano para poder encontrarse con Vera, había esperado varios minutos hasta que por fin apareció Vera, cuando la apuntó con la pistola Luz solo podía pensar que si lo hacía podría recuperar su matrimonio y la estabilidad de antes, por fin podría volver a ser todo perfecto, Vera gritaba auxilio e intentaba huir de Luz, pero ésta la retenía con fuerza y no la dejaba escapar, sin pensarlo más Luz mirándola fijamente puso en dedo en el gatillo, y disparó.

Vera se desmayó, Luz había disparado pero había fallado, la bala ni siquiera rozó el cuerpo de Vera, Luz asustada y sin saber que hacer empezó a correr, después Vera empezaba a despertarse, mientras abría los ojos podía verse rodeada de muchas personas, un agente de policía le preguntó que le había pasado, Vera recordando todo al detalle mintió, dijo que le había bajado el azúcar que a veces le ocurría, no quería que nadie supiera que había sido víctima de una esposa celosa, lo que si sabía era que nada más llegar al hospital dejaría su relación con Amado.

Amado se encontraba reunido, Vera al llegar al hospital, fichó y fue en busca de Amado, cuando le informaron que estaba reunido, Vera se marchó a los servicios, ahí dentro empezó a llorar, no podía creer que esto le estuviera ocurriendo a ella, nunca había tenido problemas con nadie y ni siquiera se le había pasado por la cabeza tener un encuentro de este calibre con Luz, pasó una hora llorando en el baño, con la esperanza de que todo esto se tratara de una pesadilla.

Cuando terminó la reunión, Amado fue informado de que Vera quería hablar con él, en cuanto salio de la reunión se dirigió hacia su puesto, Vera con una mirada bastante seria le dijo que todo había acabado para ellos, Amado sin entender nada empezó a preguntarle por qué, Vera solo le respondió “Preguntáselo a Luz, ella tiene mucho que ver con mi decisión”, Amado se esperaba lo peor, pero eso no hizo que se echara para atrás, insistiéndole Amado consiguió que Vera accediera a hablar con el por la noche en el hotel Hilton, Vera se veía en la necesidad de tener por lo menos una despedida digna después de todo lo ocurrido.

Luz esperó durante toda la tarde a Amado, ni siquiera había ido a trabajar, durante la tarde se había dedicado a los gemelos, les había contado cuentos, ayudado con los deberes, había recibido la vista de sus suegros, incluso estuvo hablando un rato largo con Elsie sobre el tema de Vera, Elsie opinaba que lo que había hecho era fruto de la obsesión que tenía con Vera, pero que aun así había demostrado que no era capaz de matar a nadie, Luz la abrazó por sus palabras, sentía que Elsie era la única que la entendía. Llegó la noche, Amado no había llegado ni siquiera a cenar, Elsie, Bryan y Bradley ya habían comido y se habían acostado.

Luz mientras esperaba empezó a ojear las fotos que adornaban el salón, en ellas se encontraban muchos de los bonitos recuerdos que había tenido con Amado, lo que hacía que pensara que si no hubiera sido por Vera aun seguirían así, también había llegado a la determinación que Amado no era el hombre que ella siempre había idolatrado, de sus ojos empezaron a salir algunas lágrimas, no tenía ganas para encarar a Amado, por lo que mirando hacia la puerta se dispuso a ir a su cuarto, ya había sufrido suficiente.

Amado y Vera se encontraban en una de las habitaciones del hotel Hilton, Amado le entregó a Vera un regalo, ésta lo aceptó sin oponerse demasiado, mientras hablaban Vera se sentía cada vez con menos fuerzas para poder dejar a Amado, por lo que Amado aprovechó para tratar a Vera como una verdadera reina, comieron una cena en la habitación, después, se marcharon a dar una vuelta por los alrededores, Amado esa misma noche le aseguró que con Luz todo había acabado, Vera confiada aceptó la promesa y ella a cambio le prometió que nunca le dejaría.

Durante los días siguientes Amado casi ya no aparecía por casa, y Luz intentaba evitar todo contacto con él, pero no se había rendido, lo que quería era pillarlos para poder encarar a Amado por lo que se puso en contacto con la empresa “Blue Moon” por primera vez no había dudado en si hacerlo o no, “Blue Moon” le informó sobre precios, horarios y algún que otro detalle, Luz aceptó todos los términos y condiciones, estaba segura que quería descubrir a su marido.

“Blue Moon” le informó que haría un seguimiento de su marido y le darían un informe el día 23 de julio, Luz quedó satisfecha con la rapidez del asunto, pero en su interior sentía que algo se rompía.

Los agentes de “Blue Moon” no tardaron en descubrir que Amado le estaba siendo infiel con Vera, desde el primer día ya tenían fotos, videos y archivos, pero sabían que aun les faltaba el lugar donde tenían sus encuentros; no fue hasta el 20 de julio cuando Amado acudió al hotel Hilton con Vera, los agentes ya tenían todo para elaborar el informe, solo faltaba llegar al lunes para darle todas las pruebas a Luz.

Luz durante ese lapso de tiempo se había dedicado a escuchar las preocupaciones de su amiga Giselle, también iba a visitar a sus suegros e intentaba aparentar estar feliz, los gemelos que ya tenían cuatro años le daban mucho más trabajo, su hijastra Elsie intentaba animarla, aunque sabía que era muy difícil, Amado durante esa semana solo estuvo en su casa cuatro días de la semana, se había dado cuenta que Luz no se encontraba bien y se sentía culpable por ello, pero también sentía que debía quedarse con Vera.

El lunes Luz recibió la visita de un agente de “Blue Moon” cuando descubrió el sitio donde Amado tenía sus encuentros con Vera no podía creerlo, era el mismo sitio donde se habían casado y donde cada 14 de febrero celebraban su aniversario, ni siquiera había respetado ese recuerdo, Luz tenía claro que ya no le quedaba nada en la vida que todo su mundo se había venido abajo, que iba a hacer ahora sin Amado, se sentía abandonada, por primera vez sentía que tenía que hacer algo por el bien de los dos, y por ello, planeó ir al hotel Hilton al día siguiente asegurándose de que fueran, por lo que volvió a contratar a la empresa “Blue Moon” para que siguieran los pasos de su marido al día siguiente, y cuando estuviera en el hotel la avisaran de que se encontraba su marido ahí.

Luz preparó todo al mínimo detalle, por primera vez sonreía ese día, fue a trabajar, dejó los niños a cargo de Giselle y a diferencia de otros días le contó a Elsie lo que iban a hacer por la tarde, ir al hotel Hilton de Clear Lake con la excusa de rememorar viejos tiempos; durante el día Luz no pensó en otra cosa que en el discurso y palabras que le diría a su marido, si él de verdad la amaba sabía que dejaría a Vera en cuanto le encarara por lo que no dudó en ningún momento en que las cosas salieran bien.

El día pasó rápido para Luz, ni siquiera se había percatado de que ya eran las cinco de la tarde, aunque ella estuviera en la casa le pidió a su amiga Giselle que se quedara con la excusa de que recibiría una llamada importante y tendría que salir rápidamente de ahí junto con Elsie; Giselle miraba extrañada a Luz pero desde hacía tiempo no la veía tan entusiasmada con algo por lo que no tardó en acceder.

El teléfono sonó a las 5:30 p.m. durante la llamada Luz soltó una lágrima; después junto con Elsie salieron de la casa y se subieron en el Mercedes azul de Luz, mientras iban hacia el hotel Hilton Luz le explicaba a Elsie como fue el día de su boda y lo bien que estaban su padre y ella entonces, Elsie se asustó un poco, Luz iba a una velocidad muy acelerada pero antes de las 6:30 p.m. ya habían llegado.

Luz bajó del coche y se dirigió a la recepción del hotel, el recepcionista la atendió amablemente, Luz le indicó que necesitaba la presencia de Amado Manjarrez y Vera Puentes, al principio el recepcionista rehusó de acatar sus ordenes pero Luz con mucha insistencia consiguió que accediera, en eso Amado y Vera salen del restaurante del hotel Hilton, Luz no podía dar crédito a lo que estaba viendo, por lo que empieza a encarar a Amado, después de una fuerte discusión Luz se abalanzó hacía Vera y empezó a zarandearla, en esto Amado se puso en medio de las dos y se limitó a decirle a Luz “Luz lo nuestro se ha acabado, prefiero a Vera, quiero que nos divorciemos”; Luz desquiciada y descompuesta por lo que acababa de oír empezó a gritar e insultar a Vera, la seguridad del hotel no tardó en expulsar a Luz del hotel.

Luz atormentada por las palabras y fuera de sí se metió en el coche, Elsie que estaba dentro le preguntó que había pasado, Luz se limitó a decirle “tu padre ahora está con Vera”.

Amado no tardó en salir detrás de Luz, pese a ello, dejó a Vera en buen recaudo, cuando salió no vio a Luz, empezó a caminar esperando encontrarla, sabía que no había actuado bien.

Luz empezó a arrancar el coche, lo único que quería era acabar con todo, no quería saber nada de nadie, mientras iba saliendo del hotel vio a Amado, con toda la furia fue en su dirección, Elsie gritaba y le avisaba que su padre estaba allí, Luz sin escuchar las suplicas de Elsie seguía apretando el acelerador, en eso, Amado giró la vista hacia el coche de Luz, pero ya era tarde, en unos segundos Luz ya había arrollado a Amado.

Tras esto, Luz nerviosa y sin saber que hacer volvió a dar una vuelta y viendo el cuerpo moribundo de Amado volvió a pasar encima de él; cuando volvió a pasar por su cuerpo sintió que una parte de ella misma se había ido junto a ella, Elsie la golpeaba y la gritaba; Luz solo miraba al frente con la mirada perdida, todo había acabado.

Los agentes policiales no tardaron en llegar al hotel, Luz fue detenida de inmediato; Amado había muerto a causa de las lesiones causadas por el atropello, fue trasladado al hospital más cercano para practicarle la autopsia.

Tras un juicio muy controvertido, Luz Mercedes viuda de Manjarrez fue declarada culpable de homicidio agravado por el vínculo, las diversas atenuantes presentadas redujeron su condena a 20 años de prisión.

Los custodia de Bryan y Bradley esta a cargo de Giselle y su marido, van cada semana a visitar a su madre al reclusorio.

Luz siempre negó haber premeditado los hechos, las pruebas nunca pudieron demostrar si fue un acto denominado como “emoción violenta” o se cometió “con premeditación y alevosía”.

Vera Puentes actualmente trabaja en otro hospital, intentando olvidar los hechos ocurridos, en el juicio atestiguó junto con Elsie Manjarrez en contra de Luz.

Luz pasa los días en la cárcel esperando volver a ver a sus hijos y formar un nuevo hogar, ha apelado su sentencia.
avatar
alfon_fantasioso
Codicioso
Codicioso

Cantidad de envíos : 639
Fecha de inscripción : 29/06/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: Luz, arrolladora

Mensaje  alfon_fantasioso el Dom Nov 14, 2010 3:34 pm

Hola, aqui traigo la tercera historia mexicana escrita, yo mismo la he escrito basándome en los documentos que he podido recoger de Clara Harris y David Harris. Los nombres han sido cambiados segun la correspondencia de personajes:

Clara Harris - Luz Mercedes.
David Harris - Amado Manjarrez.
Lindsey Harris - Elsie.
Bryan y Bradley mantienen sus nombres ya que en la version mexicana se resumiran en Lupita.
Gail Bridges - Luz María Vera (Ya que el personaje de Giselle es Gail Bridges al igual que el de Vera)

Los hechos narrados no son la realidad con exactitud pero si están basados en los hechos reales. Me he intentado apegar a la historia lo más que he podido y no me he inventado ninguna situación. Espero que les guste!


Última edición por alfon_fantasioso el Dom Nov 14, 2010 3:37 pm, editado 1 vez
avatar
alfon_fantasioso
Codicioso
Codicioso

Cantidad de envíos : 639
Fecha de inscripción : 29/06/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: Luz, arrolladora

Mensaje  JEHER el Dom Nov 14, 2010 3:37 pm

EXELENTE HISTORIA ALFON ESTA DE 10 Very Happy
avatar
JEHER
Codicioso
Codicioso

Cantidad de envíos : 970
Fecha de inscripción : 02/08/2010
Edad : 23
Localización : Ciudad de Mexico

Volver arriba Ir abajo

Re: Luz, arrolladora

Mensaje  alfon_fantasioso el Dom Nov 14, 2010 3:38 pm

JEHER escribió:EXELENTE HISTORIA ALFON ESTA DE 10 Very Happy

Muchas gracias JEHER por tomarte el tiempo de leerla!! Very Happy me alegra que te haya gustado!!
avatar
alfon_fantasioso
Codicioso
Codicioso

Cantidad de envíos : 639
Fecha de inscripción : 29/06/2010
Edad : 23

Volver arriba Ir abajo

Re: Luz, arrolladora

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.